Accesos:

Consagración a María


Fui destinado a trabajar en el Colegio San José en enero de 1976 e inmediatamente me trasladé a Arequipa. Mi primer trabajo encomendado por el entonces Director P. Francisco de la Aldea, fue dar una Jornada-retiro a los profesores, pues regresaba de Bogotá luego de estudiar en el IPLAJ (Instituto de Pastoral Juvenil de la Universidad Javeriana). Creo que desde el primer momento me di cuenta del profundo amor que se profesaba a la Madre de Jesús y Madre nuestra. Muestra de ello era la bella imagen que preside todavía la capilla principal del Colegio. Recuerdo que las actividades pastorales en el mes de mayo tenían como eje central la devoción a la Virgen María a quien se le suele llamar “La Virgen del Colegio”. Se comenzó con tener presente las virtudes de la Virgen todo el mes de mayo tanto en clases como en el saludo a la bandera de los lunes con especial realce el día 31 de mayo que se celebraba a María Reina.

La primera procesión tuvo lugar el 12 de setiembre, del año 1977 y, que en el calendario litúrgico eclesial celebraba el “Dulce nombre de María”. Se utilizó una imagen de la Virgen de Fátima que había en el colegio. Recuerdo que la Promoción saliente (“Cristo Rey 77”) entregó simbólicamente la imagen a la Promoción “Jesucristo 78” que le obsequió una pequeña corona de plata. Al año siguiente la recibió la promoción “San Marcos 79” y luego la “Xavier 80”.
Se estableció la Novena a la Virgen, cuya imagen visitaba cada día un aula del Colegio y esa aula se comprometía a honrar con su buen comportamiento la presencia de la imagen mientras permanecía con ellos.

Junto a la procesión en sí, creo que debo mencionar otras expresiones que con entusiasmo se fueron añadiendo como por ejemplo: la actuación de la Banda del Colegio. Simultáneamente la iniciativa de realizar concursos de poemas a la Madre de Dios, concurso de dibujos (que luego adornarían el recorrido de la procesión). Fue la “Promoción Loyola 81” la primera que inició la tarea de elaborar alfombras que luego imitarían todas las promociones. Los alumnos de 5to. Año tienen el privilegio de elaborar su alfombra en la puerta de la Capilla grande y de limpiar la capilla para la fiesta así como adornar el anda. A manera de anécdota graciosa, recuerdo que la primera vez que la promoción se comprometió a limpiar la capilla, el piso de la misma era de color tierra, pero con el esfuerzo del trapeado y los detergentes, descubrieron que el piso era de losetas blancas, ¡Feliz descubrimiento!

De igual modo, espontáneamente, se instituyó este día como el inicio de la despedida de la promoción de 5to. de Secundaria con asistencia de las mamás que ofrecerían sus hijos a la Virgen y, la Consagración de la Promoción saliente. Asimismo se hizo tradicional la recitación del poema “Dulcísimo recuerdo de mi vida” (original en nuestros colegios de España” y, el Himno a la Virgen cuya versión original se inspira en el canto a la Virgen del Recuerdo del Colegio de los jesuitas en Madrid).  Esta primera parte de la ceremonia se tenía delante de la gruta que alberga otra imagen de la Virgen en su advocación de Inmaculada Concepción.

Luego se iniciaba la procesión hacia la Capilla donde se tenía la segunda parte de la Santa Misa. Cabe anotar que la Sección Primaria que tenía su local junto a la casa Manresa, tenía su propia celebración, más sencilla.

En 1981, se asoció a esta celebración el recibir la medalla de la Virgen, mandada elaborar por cada promoción y se recibía también la fotografía de la Virgen  que – en su primera versión – tuvo como inspirador al Sr. Obando (fotógrafo profesional y padre de familia de dos ex alumnos). Me da alegría constatar que algunas de esas fotografías, artísticamente tomadas, se utilizan hasta el día de hoy.

Otro detalle anexo fue utilizar este día para que la promoción saliente luciera su casaca de promoción, que comenzó con la promoción “Santiago 82” y animados por el exalumno, Sr. Carlos Grupp.

Una cosa relevante fue involucrar espontáneamente en estas actividades a todos los sectores del Colegio: administrativo, profesores, personal de mantenimiento, exalumnos etc. Todos querían también tomar parte y aunarse en este homenaje.

A partir del año 1990, por iniciativa del P. Vicente Gallo, S.J. se cambió la imagen de la Virgen de Fátima por una copia de la talla que está en el altar mayor de la capilla, y asimismo adelantar la fiesta al día 8 de setiembre fiesta de la “Natividad de la Virgen María”.  Cuando la sección primaria se trasladó al sector actual, la fiesta agrupó a todo el colegio. 

Observo que el próximo año será el cuadragésimo aniversario de esta fiesta, anualmente ininterrumpida. Gracias a Dios Padre y a Jesucristo, su Hijo, que – con la inspiración del Espíritu Santo – ha hecho posible la presencia significativa de La Madre del Señor en nuestra Comunidad Educativa, sin dejar de mencionar la tutela discreta – pero efectiva – de nuestro amado San José, esposo de la Virgen y Patrono del Colegio.

Un verdadero Padre espiritual, nunca deja de serlo, y por eso doy testimonio de lo que Santa María ha hecho, hace y seguirá haciendo en el corazón de los que formamos parte de la Familia San José.
 
P. Guillermo Villalobos Salazar, S.J.

Colegio San José - Jesuitas
Arequipa - Perú

Contactanos

Colegio San José - Jesuitas
Av. Alfonso Ugarte 977
054 232758 - 054 246600
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ver mapa

Siguenos Online: